Liderazgo: claves para saber elegir entre lo urgente o lo importante

En el siguiente artículo voy a tratar el famoso tema de manejo del tiempo que contrapone lo importante con lo urgente. ¿Son en realidad 2 cuestiones que deben contraponerse?

En liderazgo es muy común que los líderes siempre estén pasando la mayor parte del tiempo resolviendo las cuestiones urgentes y postergando las cuestiones importantes. Lo que nos lleva a las siguientes preguntas: ¿Qué hace que una cuestión sea urgente o importante? ¿Qué hace que nosotros le demos prioridad a una por sobre la otra?

En cuestión de nuestra noción de liderazgo, donde le damos mucha primacía a la visión (como aquel objetivo ideal a alcanzar) y a la misión como el camino que nos conduce desde la situación actual hasta la visión ideada, entendemos a lo importante como aquello que nos ayuda a recorrer paulatinamente el camino de la visión, es decir, el camino desde nuestra situación actual hasta la situación ideada (nuestras metas u objetivos). En cambio, lo urgente a veces es algo que requiere de inmediato nuestra atención y una resolución inmediata pero que no necesariamente nos ayuda recorrer el camino que nos conduce a la visión. Y por eso, a veces se da esta contraposición entre lo urgente y lo importante, y si nos pasamos siempre como líderes resolviendo las cuestiones urgentes que no necesariamente nos ayudan a recorrer el camino de la misión, postergamos lo importante que es aquello que da sentido no solamente a la organización a la cual participamos sino a nuestra vida y a la razón por la cual nosotros estamos trabajando en esa organización, que es para alcanzar nuestras visones particulares conjuntamente con la de la empresa cuando ambas se alinean.

En función de esto, quiero aclarar que muchas veces se contrapone lo urgente con lo importante y muchas veces no, pero la idea es que la agenda del líder tenga cada vez más peso lo importante, y lo urgente pueda ser delegado en personas del equipo cuya tarea sea, justamente ocuparse de las cuestiones urgentes pero que si se ocupara el líder de estas cuestiones, se lo estaría alejando de su tarea primordial que es la de mantener viva la visión en la mente de las personas y de sus colaboradores, y en ayudarlos a ellos a recorrer el camino de la visión ayudándolos a resolver las dificultades y demás.

De cualquier modo, hicimos un pequeño cuadro, orientativo, en donde un eje se incrementa lo importante y en el otro eje se incrementa la urgencia.

En función de esto, tenemos 4 cuasi modelos (por supuesto que el pasaje es gradual entre cada uno de ellos). En el primero de ellos se ubica “lo importante pero no urgente: decida cuando hacerlo”. Nuestro consejo con respecto a esto es que le dé prioridad como líder a lo importante y que lo urgente lo pueda delegar en otras personas. En el otro cuasi modelo se ubica “lo que no es importante ni es urgente: hágalo después” esto si se puede postergar (en cuestión de la salud de la organización). En el siguiente se ubica “lo urgente y lo importante: hágalo de inmediato” al ser algo importante está alineado con el camino de nuestra misión y a la vez es urgente, por lo cual nos requiere nuestra acción inmediata.  Y por último se ubica “lo urgente pero no importante: delegue” es decir, todo lo que es urgente pero no importante (que nos aleja del camino de la visión) es algo que no debería ser encarnado por el líder ni por los directivos, sino que es algo que recomendamos que debería ser delegado a una persona o a un conjunto de personas que se ocupen de las cuestiones urgentes pero no importantes, de tal manera que puedan aliviar la carga de los líderes de las cuestiones urgentes (no importantes) que lo alejan de su tarea primordial.

Este artículo se basó en una pequeña reflexión sobre un tema muy tratado en liderazgo, y queríamos ayudarlo a reflexionar sobre este tema. Esperamos que le haya sido de utilidad.

Liderazgo: claves para saber elegir entre lo urgente o lo importante
5 (100%) 4 votos

Envía este arículo a un amigo